Edición No. 1226
INFORME DESTACADO
Consejos para mejorar su propiedad y aumentar su valor
Comprar una casa puede ser su sueño, pero la compra es sólo el paso inicial de ese sueño. Su casa siempre tendrá algo que usted querrá mejorar, para que sea casi perfecta. Con un poco de planificación, usted podrá hacer que su casa se aproxime más a su sueño de la casa perfecta.
Muchos proyectos de mejora de una propiedad comienzan cuando un miembro de la familia dice: "¿No sería lindo... ?". Los puntos suspensivos pueden expresar el deseo de, por ejemplo, remodelar la cocina o agregar un cuarto, con suficiente espacio para acomodar las necesidades de cada miembro de la familia. Sin embargo, la realidad generalmente obscurece nuestros sueños: tanto el dinero como el espacio físico de la casa son limitados. El truco es, entonces, cómo hacer realidad su sueño, a pesar de estas limitaciones.

 
También este mes...
11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección
De acuerdo con expertos de la industria, por lo menos 33 problemas físicos se examinarán minuciosamente durante la inspección de su casa, cuando ésta se encuentre en venta. A continuación le presentamos 11 que usted debería conocer cuando planee poner su casa en venta.

 


 
 

Errores comunes que se cometen con el dinero y cómo evitarlos
Todos cometemos errores con nuestro dinero. Lo importante es cometer los menos posibles. Una de las mejores maneras de lograrlo es aprender de los errores de otros. A continuación presentamos una lista de los errores más comunes que la gente comete con su dinero, y qué puede hacer usted para evitarlos.
 
Enlaces Rápidos
Consejos para mejorar su propiedad y aumentar su valor
11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección
Errores comunes que se cometen con el dinero y cómo evitarlos

 

Top>>

Consejos para mejorar su propiedad y aumentar su valor

Comprar una casa puede ser su sueño, pero la compra es sólo el paso inicial de ese sueño. Su casa siempre tendrá algo que usted querrá mejorar, para que sea casi perfecta. Con un poco de planificación, usted podrá hacer que su casa se aproxime más a su sueño de la casa perfecta.

Razonamiento de su proyecto

Muchos proyectos de mejora de propiedades comienzan cuando alguien de la casa dice: "¿No sería lindo... ?". Lo que falta en la oración podría ser el deseo de remodelar la cocina o de agregar un cuarto, con espacio suficiente para acomodar las necesidades de cada miembro de la familia. Sin embargo, normalmente la realidad obscurece nuestros sueños: tanto el dinero como el espacio físico son limitados. El truco es, entonces, cómo hacer realidad su sueño a pesar de estas limitaciones. Comience evaluando sus necesidades. La mayoría de los propietarios consideran mejorar sus casas por una de las siguientes razones:

  • Quieren actualizar elementos viejos. Si su cocina todavía tiene aparatos electrodomésticos y una decoración de décadas pasadas, quizás sea tiempo de renovarla.
  • Necesitan reemplazar artefactos o electrodomésticos. A veces un proyecto de mejora surge por la necesidad inmediata de reemplazar artefactos rotos o ineficientes. Si la pileta, la bañera o el inodoro tienen que ser reemplazados, muchas personas aprovechan la oportunidad para remodelar todo el baño.
  • Venden sus casas. En este caso, usted querrá asegurarse de que venderá su casa por el mayor precio posible, para lo cual quizás deba emprender algunos proyectos de mejora.
  • Deciden no mudarse. Aunque usted pensó en mudarse, ahora se da cuenta que mejorar su casa es una mejor opción.
  • Su familia creció y necesitan más espacio.

Mejorar para mudarse o mejorar para quedarse

Usted necesita evaluar cuidadosamente sus planes, si ha de mejorar su casa para ponerla en venta. Hacer mejoras rápidas de mala calidad puede perjudicarle, en vez de ayudarle, pero tampoco es bueno que se exceda. Los compradores potenciales quizás no quieran pagar por los elementos adicionales que usted piensa incluir, como un jacuzzi o una piscina. Lo mejor es introducir cambios sencillos.

También tenga en mente que los compradores potenciales que visitarán su casa quizás no compartirán su gusto y, por lo tanto, no apreciarán el tiempo y el esfuerzo que usted pueda llegar a poner en encontrar el tono correcto de color verde para las paredes.

La tarea de mejorar una propiedad para venderla se torna más fácil si usted, mentalmente, se coloca en el lugar de la otra persona: ¿Qué es importante para el comprador? Aquí le presentamos una lista de proyectos de remodelación que los compradores pueden considerar valiosos:

  • Agregar o remodelar un baño
  • Mejorar la cocina
  • Agregar un nuevo cuarto
  • Diseño del jardín
  • Agregar un dormitorio
  • Agregar o cerrar un garaje

Si ha de remodelar para quedarse en su casa, igualmente debería evitar excederse en las mejoras que haga, ya que algún día la venderá y, aunque su casa sea la mejor de la cuadra, puede llegar a tener dificultades en convencer a los compradores de que paguen por cosas que usted creyó que eran importantes. Cuando considere las mejoras, tenga presente el valor de otras casas de su área. El valor de su casa no debería exceder un 20% el valor promedio de las casas de su área. Esto significa que un proyecto de mejora de su cocina por un valor de $10,000 sería una mejor idea que invertir $10,000 en un jacuzzi, especialmente si las otras casas de su barrio no tienen jacuzzis.

Mantenimiento de su casa

Desafortunadamente, algunos proyectos de mejora de propiedades se inician porque algo se rompe. Un artefacto de plomería que pierde puede ser el primer paso de una remodelación total del baño. Después de todo, si es necesario reemplazar la bañera, ¿Porqué no remodelar el baño completo?

Aunque ésta puede ser una razón valedera para emprender un proyecto de remodelación, es aconsejable que evite basar sus proyectos de mejora en las necesidades inmediatas que se le presenten. El mantenimiento apropiado de su casa le ayudará a minimizar problemas. Revise cada parte de su casa por lo menos una vez al año. Examine el techo, la plomería, los cables eléctricos, etc. En cuanto note un problema, arréglelo. Se realiza las reparaciones necesarias en su debido momento, evitará gastar más dinero en el futuro. Recuerde que mantener su casa no le agrega valor a ésta. Las reparaciones, en general, no son mejoras, sino necesidades.

Contratar ayuda

Seamos sinceros, los proyectos de mejora de propiedades son caros. Usted quizás se tiente a hacerlos por su cuenta, para ahorrar dinero, lo cual puede ser inteligente para proyectos pequeños. Así, no tendrá que esperar que el contratista pueda incluir su proyecto en su ocupada agenda y, también, usted se sentirá orgulloso de haber hecho el trabajo usted mismo. Sin embargo, a menos que usted sea particularmente habilidoso, es mejor que deje los proyectos de mejora de gran envergadura en manos de un profesional. Si quiere remodelar su cocina, pregúntese si usted tiene el conocimiento necesario en las áreas de plomería, electricidad y carpintería. Y no olvide que tiene que terminar el proyecto rápido, ya que en el ínterin no podrá utilizar su cocina, y comer afuera puede resultar caro. Recuerde, los trabajos que usted emprenda por su propia cuenta le llevarán más tiempo que si los hiciera un profesional, y también será responsable de obtener los permisos y las inspecciones necesarias.

Contratar a personas con la experiencia apropiada puede ahorrarle tiempo y dinero. Por ejemplo, estos profesionales pueden ayudarle a lograr el diseño que usted desea utilizando productos estándares del mercado, y eso puede representar ahorros significativos para usted. Hacer algo bien, en el primer intento, le proporcionará valor que durará por años.

Las recomendaciones de profesionales que le puedan dar otras personas es una buena manera de comenzar a buscar especialistas para las mejoras que desee hacer en su casa. Pregunte a sus amigos, sus socios comerciales y vecinos si conocen a alguien que le puedan recomendar. Siempre pida, por lo menos, tres referencias, y verifíquelas. Verifique también en la Oficina de Mejores Negocios ( Better Business Bureau) o la Cámara de Comercio, cuyos números telefónicos podrá encontrar en la sección de servicios para la comunidad de la guía telefónica. Asegúrese de que tanto el especialista como usted acuerdan en lo referente a diseño, tiempo en que se realizará el trabajo y presupuesto. Ponga los detalles por escrito en un contrato, firmado por ambas partes. También sería sabio que verifique las certificaciones y licencias profesionales, cuando éstas se requieran, y que insista en que cada contratista que usted contrate tenga el seguro correspondiente para su profesión. Contacte al Departamento de Construcción de su pueblo o ciudad y pida información. En particular, asegúrese de que los contratistas tengan seguro de indemnización de sus trabajadores, de manera que si alguno de sus trabajadores se lastima haciendo el trabajo, la responsabilidad no recaerá sobre usted. Pídales una copia de sus certificados de seguro. También asegúrese de que usted o el contratista obtenga los permisos necesarios antes de comenzar el trabajo. Contacte a la Comisión de Planificación y Zonificación y pida información al respecto.

A continuación mencionamos algunos de los profesionales con quienes puede llegar a trabajar en un proyecto de remodelación:

Arquitecto: Estos profesionales diseñan viviendas o secciones a agregar a una propiedad ya existente. Si planea cambios estructurales, como agregar un cuarto o bajar paredes, o si anticipa un diseño complejo, probablemente quiera contratar a un arquitecto. Los honorarios de este profesional pueden consistir en una tarifa horaria o un precio fijo por el proyecto. Asegúrese de obtener una cotización del costo total. Dibujar planos para un proyecto grande de remodelación puede tomar 80 horas o más.

Contratista: Esta persona supervisa los aspectos mecánicos de su proyecto de mejora, como contratación y supervisión de los trabajadores, obtención de permisos, asegurarse de que se hagan las inspecciones requeridas, y proveer seguro para la cuadrilla de trabajadores. Se aconseja obtener propuestas de uno o más contratistas de buena reputación, basadas en detalles específicos del trabajo a realizar. Asegúrese de que cada contratista cotice exactamente el mismo plan, para que usted pueda luego realizar una comparación. Una vez que elija al contratista, asegúrese de que su contrato especifique que usted le pagará en distintas etapas. Lo usual es pagar un tercio del precio total cuando se firma el contrato, así el contratista tiene dinero para comprar los elementos que necesita para el proyecto. La cantidad y el momento de los otros pagos depende del tamaño del trabajo, pero nunca haga el pago final hasta que el contratista termine bien el trabajo, y éste haya sido inspeccionado y aprobado.

Diseñador de interiores: Este especialista ofrece consejo sobre muebles, revestimiento de paredes, colores, estilos y otros aspectos de decoración. Puede ayudarle a ahorrar tiempo (ayudándole a tomar decisiones con respecto a las innumerables opciones) y dinero (por los descuentos que pueda obtener como profesional). Cuando se reúna con un diseñador de interiores, asegúrese de informarle sobre su estilo y preferencias personales. Sus honorarios pueden variar entre $50 a $150 por hora, o usted puede negociar una tarifa fija de, quizás, el 25% del costo total del proyecto.

Financiación de reparaciones

Dependiendo del alcance de su plan de mejora, encontrar los fondos para hacer realidad su plan puede ser un proyecto en sí mismo. Si el proyecto es pequeño, quizás pueda ahorrar el dinero necesario acomodando su presupuesto regular familiar. Para proyectos grandes, quizás necesite pedir un préstamo. Si en su trabajo usted participa en un plan 401(k) ó 403(b), posiblemente pueda obtener un préstamo a corto plazo de su cuenta. Para saber si tiene acceso a esta opción y conocer cualquier implicancia impositiva, hable con administrador de beneficios laborales. Otra opción es pedir un préstamo contra el valor de efectivo de su póliza de seguro de vida. Si tiene interés en saber más sobre este tipo de préstamo, converse con su agente de seguro de vida.

Para averiguar sobre otros tipos de préstamos para mejoras de propiedades, vaya a su banco local, o a su cooperativa de crédito, ahorros y préstamos. Compare las tasas de interés, las opciones de repago del préstamo y las penalidades, que le ofrecen las distintas instituciones prestamistas, antes de decidirse a tomar alguno de los siguientes tipos de préstamos:

Segunda hipoteca: Éste es un préstamo que se otorga contra el capital (equity) que usted tiene en su casa. Es, en esencia, una hipoteca adicional. Normalmente, las instituciones financieras le permitirán tomar un préstamo por hasta el 80% del valor tasado de su casa, menos el saldo a pagar de su hipoteca original. Por ejemplo, si su casa es tasada a $100,000 y el saldo de su hipoteca actual es de $70,000, quizás pueda obtener un préstamo por $10,000 a manera de segunda hipoteca. También puede incurrir en todos los honorarios generalmente asociados con una hipoteca (costos de cierre, seguro del título de propiedad y honorarios de procesamiento). Hable con su asesor en materia de impuestos y averigüe si el interés pagadero sobre su segunda hipoteca sería deducible de impuestos.

Refinanciación: Esto involucra pagar por completo su hipoteca original y tomar una segunda hipoteca sobre su casa. Para refinanciar, en general necesitará tener capital (equity) en su casa, un puntaje crediticio sólido e ingresos monetarios estables. Deberá pagar todos los costos de cierre inherentes de una hipoteca nueva. Por lo tanto, a menos que emprenda un proyecto de remodelación grande y pueda obtener una tasa de interés de, por lo menos, dos puntos menos que la que paga actualmente, este tipo de préstamo quizás no sea el indicado para usted.

Línea de crédito basada en el capital de su vivienda: Al igual que en el caso de una segunda hipoteca, un préstamo basado en el capital de su vivienda le permite obtener hasta el 80% del valor tasado de su casa, menos el saldo de su hipoteca actual. Como este tipo de préstamo consiste en una línea de crédito, usted no deberá pagar interés hasta que utilice los fondos del préstamo, pero sí deberá pagar costos de cierre. Podrá sacar dinero de su línea de crédito en forma gradual, cuando comience a pagarles a los contratistas y proveedores. La tasa de interés que se carga generalmente es variable y puede estar basada en el saldo a pagar. Asegúrese de que entiende bien los términos del préstamo. Si, por ejemplo, su préstamo estipula que durante el período de validez del préstamo debe pagar los intereses únicamente, tendrá que devolver la suma total del préstamo que tomó al vencimiento del período de vigencia de su préstamo, de lo contrario, podrá perder su casa. El interés pagadero por los préstamos basados en el capital de viviendas puede ser deducible. Averigüe con su asesor en materia de impuestos.

Préstamo sin garantía: Aunque las tasas de interés pagaderas sobre estos préstamos son generalmente más altas, y a pesar de normalmente no se beneficiará de una deducción impositiva por los intereses pagaderos sobre el préstamo, los costos de obtener un préstamo sin garantía generalmente son menores. La relativa facilidad de obtener este tipo de préstamo, le da su popularidad para proyectos pequeños de $10,000 o menos. El prestamista evaluará su solicitud, basándose en su historia crediticia e ingresos monetarios.

Sea inteligente: Estará mucho más satisfecho con el resultado de cualquier proyecto de mejora de su casa si lo planea con cuidado y hace sus tareas. Armado con la información aquí proporcionada y una idea realista de sus necesidades y su presupuesto, verá que su casa se acercará más a su sueño de perfección.

Top>>

11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección

 


 

"De acuerdo con expertos de la industria, por lo menos 33 problemas físicos se examinarán minuciosamente durante la inspección de su casa, cuando ésta se encuentre en venta. A continuación le presentamos 11 que usted debería conocer cuando planee poner su casa en venta."

 

Los compradores quieren conocer su casa por dentro y por fuera.

Aunque cada comprador es tan particular como la casa que planea comprar, una cosa que comparten todos es el deseo de asegurarse de que la casa que llamarán su hogar se encuentra en tan buenas condiciones estructurales como parece estar. ¿Comenzará a gotear el techo? ¿Los cables de electricidad están en buen estado? ¿Y la plomería…? Para responder a éstas, y otras, preguntas, los compradores potenciales que visiten su casa buscarán ayuda profesional.

De acuerdo con expertos de la industria, por lo menos 33 problemas físicos serán puestos bajo escrutinio durante la inspección de una casa. Nosotros identificamos a los once más comunes, cualquiera de los cuales, si no es identificado y solucionado, puede costarle caro en términos de reparaciones.

En la mayoría de los casos, usted mismo puede realizar una preinspección razonable, si sabe lo que busca. Saber qué busca puede ayudarle a impedir que los pequeños problemas crezcan y se vuelvan costosos y difíciles de manejar.

11 cosas que necesita saber para que su casa pase la inspección.

1. Plomería defectuosa.

La plomería defectuosa puede manifestarse de dos maneras: pérdidas y taponamientos. Una inspección visual puede detectar pérdidas de agua. Un inspector medirá la presión del agua abriendo todas las canillas en el baño que se encuentre más elevado en la casa, y luego haciendo correr el agua en el inodoro. Si escucha el sonido de agua corriendo, esto indica que las tuberías son más pequeñas que el tamaño apropiado. Si el agua fluye sucia cuando abre la canilla, es indicio de que las tuberías se están oxidando, lo cual puede originar graves problemas de calidad del agua.

2. Sótano mojado o húmedo.

Un inspector examinará las paredes de la casa en busca del depósito de un mineral blanco tipo polvo, a unas pocas pulgadas de separación del piso, y verificará si es seguro almacenar cosas sobre el piso del sótano. El olor a moho es casi imposible de eliminar, y un inspector ciertamente lo notará.

Reparar una rajadura en, o alrededor de, el basamento de su sótano, puede costar $200-$1,000, dependiendo de la gravedad y la ubicación de la rajadura. Agregar una bomba y una fosa de desagüe puede costar alrededor de $750 y $1,000, e impermeabilizar la casa contra agua (en una casa promedio de 3 dormitorios) puede costar $5,000-$15,000. Usted deberá ponderar estas cifras en el cálculo de la ganancia que desee obtener por la venta de su casa.

3. Cables eléctricos y potencia inadecuados.

Su casa debería tener servicio de 100 amperios como mínimo, y el mismo debería estar claramente marcado. Los cables deberían ser de cobre o aluminio. El inspector mirará a los enchufes con varias tomas como indicaciones de circuitos inadecuados y peligro potencial de incendio.

4. Malos sistemas de calefacción y refrigeración.

Aislación insuficiente y un sistema de calefacción inadecuado o en mal funcionamiento son las causas más comunes de la mala calefacción. Aunque una caldera adecuadamente limpia y sin óxido en el intercambiador de calor normalmente tiene todavía vida operativa, el inspector preguntará y verificará si su caldera pasó su típico período de vida útil de 15-25 años. Si la casa tiene un sistema de gas de aire forzado, el inspector examinará, en particular, el intercambiador de calor, ya que si éste tiene rajaduras, puede emitir monóxido de carbono adentro de la casa, el cual es un gas mortal. Si los intercambiadores de calor están dañados, deben ser reemplazados; no pueden ser reparados.

5. Problemas de techo.

Una casa puede tener goteras por diversas razones, tales como el deterioro físico de las tejas de asfalto (extremos doblados hacia arriba, o cortadas) o daño mecánico resultante de una tormenta de viento. Cuando las canaletas gotean y el tubo de bajada de agua permite que fluya agua sobre las paredes externas, este problema externo puede convertirse en un gran problema interno.

6. Espacios húmedos en el ático.

Además de la humedad que puede haber en el sótano, problemas de ventilación, aislación y barreras de vapor pueden hacer que se forme moho en el ático. Esto puede conducir al deterioro prematuro del techo, la estructura y los materiales de construcción. El costo para reparar este daño puede superar fácilmente la suma de $2,500.

7. Madera podrida.

Esto puede ocurrir en muchos lugares (marcos de puertas y ventanas, contramarcos, tablas de cobertura externa de paredes, balcones o patios de madera y cercos). El inspector puede examinar la madera, para verificar si el daño es reciente (especialmente cuando la madera fue pintada hace poco).

8. Albañilería.

El reemplazo de ladrillos puede ser un emprendimiento costoso, pero, si no se efectúa este tipo de reparación, pueden surgir problemas de penetración de agua y humedad en la casa, que, a su vez, pueden causar el taponamiento de la chimenea, por ladrillos que se caigan en ella o, incluso, puede caerse la chimenea sobre el techo. Volver a construir, o reparar, la chimenea puede ser costoso.

9. Circuito eléctrico no seguro o con demasiados fusibles.

Existe peligro de incendio cuando se instala más amperaje en el circuito que lo que permite su capacidad. Los circuitos de 15 amperios son los más comunes en una casa típica, con mayor servicio destinado a los electrodomésticos grandes, como cocinas y secadores de ropa. Reemplazar el panel de fusibles con un panel de disyuntores puede costar una cantidad considerable de dinero.

10. Características de seguridad adecuadas.

Más que en un sistema de seguridad adquirido, un inspector se fijará en las características de seguridad básicas que protegerán su casa, tales como trabas de seguridad en ventanas y puertas de patios, cerrojos en puertas, detectores de humo e, incluso, de monóxido de carbono, en cada dormitorio y en cada planta de la casa. Aunque los precios de estos componentes pueden variar, sumarán a sus costos. Antes de comprarlos o instalarlos, debería consultar con expertos locales.

11. Problemas estructurales/de basamento.

Un inspector ciertamente investigará los cimientos y el basamento de su casa, ya que la integridad estructural de una casa es un aspecto fundamental.

Cuando ponga su casa en venta, seguramente no deseará encontrar ninguna sorpresa indeseable que pueda hacer fracasar la operación. Si inspecciona previamente su casa con un entendimiento de estas 11 áreas de problemas potenciales, se estará armando en defensa de una posible futura desilusión.

 

Top>>

Errores comunes que se cometen con el dinero y cómo evitarlos

Todos cometemos errores con nuestro dinero. Lo importante es cometer los menos posibles. Una de las mejores maneras de lograrlo es aprender de los errores de otros. A continuación presentamos una lista de los errores más comunes que la gente comete con su dinero, y qué puede hacer usted para evitarlos.

1.  Comprar cosas innecesarias, y encima pagar intereses por ellas. Cada vez que usted siente la urgencia de hacer una "compra impulsiva" y utiliza su tarjeta de crédito pero no paga el total de su saldo en la fecha de pago, pagará interés por su compra durante meses o, quizás, años. Gastar dinero en algo que no necesita realmente puede ser una gran pérdida de su dinero. Y la situación puede ser peor, mucho peor, si paga con su tarjeta de crédito y luego paga intereses mensuales sobre su compra.

Cuando tenga que hacer una compra importante, investigue y compare precios y calidad, antes de realizarla. Pregúntese si realmente necesita lo que va a comprar. Incluso mejor, espere uno o dos días, o tan sólo algunas horas, para “meditar” sobre su compra, en vez de tomar una decisión rápida y costosa de la cual puede arrepentirse más tarde.

Existen buenas razones para pagar una compra grande con su tarjeta de crédito, como protecciones adicionales para el caso que tenga problemas con el artículo que compra. Sin embargo, si paga con su tarjeta de crédito en vez de efectivo, cheque o tarjeta de débito (la cual deduce automáticamente la suma de dinero de su cuenta bancaria), sea inteligente en cómo paga su saldo. Por ejemplo, aproveche las ofertas que ofrezcan "cero por ciento de interés" por una cierta cantidad de meses, por compras con tarjeta de crédito (pero infórmese bien con respecto a cuándo y cómo comenzarían a cargarle intereses).

Además, pague todo el saldo, o la mayor cantidad que pueda, de su tarjeta de crédito, para evitar o minimizar el pago de intereses, los cuales pueden incrementar la suma a pagar significativamente.

Si paga únicamente la cantidad mínima obligatoria de su tarjeta de crédito, puede terminar pagando más en intereses que lo que realmente le costó en principio el artículo que compró. Ejemplo: si paga únicamente el mínimo obligatorio sobre una computadora que le costó $1,000; digamos $20 por mes, su costo total a una tasa de interés anual superior al 18% puede aproximarse a $3,000, y puede llevarle casi 19 años saldar su deuda.

2.  Endeudarse muchísimo. Poder asumir deudas nos permite comprar ropa o computadoras, irnos de vacaciones o comprar una casa o un automóvil. Sin embargo, endeudarse mucho puede ser un problema, y cada año millones de adultos de todas las edades luchan por pagar sus préstamos, tarjetas de crédito y otras cuentas.

3.  Aprenda a administrar bien su dinero. También reconozca las señales de advertencia de un gran problema de deuda. Esto puede manifestarse cuando pide un préstamo para pagar otro préstamo que ya tiene, pagar cuentas tarde deliberadamente, y postergar visitas al médico u otras actividades importantes porque piensa que no tendrá suficiente dinero.

Si piensa que está experimentando una sobrecarga de deudas, tome medidas correctivas. Por ejemplo, trate de pagar los préstamos que cobren las tasas más altas de interés (normalmente las tarjetas de crédito) lo antes posible, incluso si tiene saldos mayores en otros préstamos. Para hacer compras nuevas, en vez de usar su tarjeta de crédito, trate de pagar en efectivo, con cheque o con su tarjeta de débito.

También existen consejeros de crédito confiables a quienes puede recurrir para que le ayuden, ya sea pagando un honorario bajo o en forma gratuita. Desafortunadamente, también debe tener presente que existen fraudes que enmascaran “clínicas de reparación del mal crédito”, como los 'consolidadores de deudas', quienes pueden cobrarle altos honorarios por promesas vacías o servicios que usted mismo puede realizar.

4.  Pagar las cuentas tarde u opacar de otro modo su reputación crediticia. Las empresas llamadas agencias de crédito preparan informes de crédito para que los utilicen prestamistas, empleadores, compañías de seguro, arrendadores y otros que necesitan saber la confiabilidad financiera de una persona, basados en gran medida en el historial de pago de cuentas y las deudas de la persona. Las agencias de crédito, los prestamistas y otras empresas también elaboran “puntajes crediticios”, que intentan resumir y evaluar el historial de crédito de una persona, utilizando un sistema de puntos.

Aunque uno o dos pagos tardíos de sus préstamos u otros compromisos regulares (como el alquiler de su casa o su cuenta de teléfono) dentro de un largo período de tiempo no dañará gravemente su puntaje crediticio, si hace de eso una costumbre, entonces se tornará en su contra. Con el tiempo, quizás deba pagar intereses más altos por su tarjeta de crédito o por un préstamo que realmente quiera o necesite. También puede perder la oportunidad de obtener un empleo o que le otorguen el alquiler de una vivienda, o quizás tenga que pagar más cuando solicite el seguro para su automóvil. Su puntaje crediticio también se verá dañado si usted se declara en quiebra o si recibe una orden judicial de pagar dinero como resultado de un juicio.

Por lo tanto, pague sus cuentas mensualmente y a término. También, periódicamente revise sus informes de crédito de las tres agencias de crédito más importantes (Equifax, Experian y TransUnion), para asegurarse que la información refleje exactamente las cuentas que usted tiene.

5.  Tener demasiadas tarjetas de crédito. De dos a cuatro tarjetas (incluyendo cualquiera de tiendas grandes, empresas petroleras y otros almacenes minoristas) es un buen número para la mayoría de los adultos. ¿Por qué no más tarjetas?

Cuantas más tarjetas tenga, más proclive será a utilizarlas en compras impulsivas. Además, cada tarjeta que posee —incluso las que no usa— representa dinero que podría pedir prestado, hasta el límite que se le ha otorgado. Si solicita un crédito nuevo, a usted se le verá, en teoría, como alguien que puede endeudarse aún mucho más y, entonces, calificaría para un préstamo más pequeño o más costoso.

Asimismo, tenga en cuenta que las empresas de tarjetas de crédito comercializan sus tarjetas agresivamente en campos de universidades o colegios, conciertos, juegos deportivos u otros eventos de los cuales participan personas jóvenes. Sus ofertas pueden parecer tentadoras e incluso indefensas —quizás le den gratis una camiseta, o el 10% de descuento de su primera compra, si usted completa la solicitud allí para obtener la nueva tarjeta— pero debe considerar las posibles consecuencias que ya mencionamos. No firme ninguna solicitud de tarjeta de crédito tan sólo para obtener una hermosa camiseta que, quizás, puede comprar en una tienda por $14.95 y ahorrar los costos y problemas potenciales resultantes de esa tarjeta de crédito.

6.  No llevar control de sus gastos. Es muy fácil gastar demasiado en algunas áreas y tomar de otras prioridades, incluyendo sus ahorros. Nuestra sugerencia es que trate de implementar cualquier sistema, desde un programa de presupuesto computarizado hasta notas manuscritas, que le ayude a hacer un seguimiento de sus gastos mensuales y le permita establecer y respetar los límites que usted considere apropiados. Un presupuesto no tiene por qué ser complicado, intimidatorio o penoso, sino algo que funcione para usted, para que no se exceda en sus gastos.

7.  No ahorrar para su futuro. Sabemos que puede ser difícil juntar suficiente dinero para pagar un lugar donde vivir, un automóvil y otros gastos cada mes. Sin embargo, los expertos dicen que también es importante que los jóvenes ahorren dinero para sus objetivos a largo plazo, como comprar una casa, comenzar una empresa o ahorrar para los años de jubilación (aunque para eso falten 40 o 50 años).

Comience "pagándose a usted primero". Esto significa que cada mes, antes de pagar cualquier cuenta, separe dinero para sus ahorros. Generalmente, la forma más sencilla de hacerlo es que su banco o su empleador transfiera automáticamente una cantidad determinada de dinero a su cuenta de ahorros, o que usted compre Bonos de Ahorro o una inversión, como un fondo mutuo que compre acciones y bonos.

Incluso si empieza con sólo $25 o $50 por mes, se acercará significativamente a su objetivo. Lo importante es empezar a ahorrar lo antes posible, incluyendo para su jubilación, aunque parezcan años luz en el futuro, para que se beneficie de los efectos del interés compuesto. El interés compuesto se refiere a cuando una inversión gana interés y, luego, esa cantidad combinada gana más interés, y así sucesivamente, obteniéndose como resultado una cantidad mucho mayor con el transcurso de los años.

Las instituciones bancarias pagan interés en las cuentas de ahorro que ofrecen. Sin embargo, los depósitos bancarios no son la única manera de hacer que su dinero crezca. Las inversiones, las cuales incluyen acciones, bonos y fondos mutuos, pueden ser alternativas atractivas, porque a menudo ofrecen una tasa de retorno de inversión más alta por períodos más extensos de inversión. De todas maneras, recuerde que las inversiones tienen el potencial de perder valor, ya sea temporal o permanentemente.

8.  Pagar demasiados cargos. En lo posible, use los cajeros automáticos de su propio banco o los de instituciones financieras que no cobran cargos por uso a personas distintas que sus clientes. Puede pagar de $1 a $4 de cargo por uso en cajeros automáticos no correspondientes a su banco.

Trate de no emitir cheques "que serán rebotados"; es decir, emitir cheques por más dinero que el que tiene en su cuenta. Por esto, su institución financiera y otros comerciantes pueden cobrarle un cargo (aproximadamente $15 a $30 por cada cheque). La mejor precaución es mantener su chequera actualizada y controlar su saldo, lo cual es más fácil hacer con el sistema bancario telefónico y por Internet. Recuerde registrar las transacciones que hace con su tarjeta de débito en los cajeros automáticos y en tiendas comerciales, de manera de asegurarse que tendrá suficiente dinero en su cuenta cuando su banco substraiga dichos pagos de la misma.

Las instituciones financieras también ofrecen "protección contra giro en descubierto", lo cual puede ayudarle a evitar una situación embarazosa y el inconveniente de tener que enviar otro cheque al comerciante. Sin embargo, sea precavido antes de contratar este servicio, ya que estos programas implican costos extras.

En lo posible, pague el saldo completo de su tarjeta de crédito cada mes, para evitar o minimizar el cargo de intereses. También envíe su pago a tiempo para evitar el pago de recargos. Si cree que no pagará su saldo completo cada mes, considere utilizar una tarjeta que le ofrezca una tasa de interés baja y un “período de gracia” más generoso (la cantidad de días previos al que la empresa de la tarjeta de crédito comenzará a cobrarle interés por sus compras).

9.  No tomar responsabilidad por sus finanzas. Compare varias instituciones y contrate cuentas que cubran sus necesidades al costo apropiado. Asegúrese de revisar sus cuentas y estados de cuentas bancarias lo antes posible, o controle sus cuentas periódicamente por Internet o por teléfono, para asegurarse que no contengan errores, cargos no autorizados o indicaciones de que un ladrón está utilizando su identidad para cometer un fraude.

Guarde copias de cualquier contrato u otros documentos que describan sus cuentas bancarias, de manera que le sirvan de prueba si tiene un desacuerdo con el banco. También recuerde que la manera más rápida de solucionar un problema normalmente consiste en tratarlo directamente con su banco o el proveedor del servicio correspondiente.

 

 

Top>>